Mi experiencia pintando mandalas

10 de diciembre de 2014

¡Hola chicas! ¿Cómo están?

Seguro que la palabra mandala les suena de algo, aunque sea de oídas.

Hace unos meses empecé a ver en blogs que estaba de moda un libro para liberar el estrés, que era mediante esta técnica del mandala. No le presté atención, e incluso lo consideré una tontería más para vender.

Sin embargo, mi pensamiento cambió hace pocos días, cuando vi que mi padre trajo junto con el periódico un libro para pintar mandalas. Pensé: ¡vaya, hasta mi padre se quiere apuntar a la moda!
Le comenté que había oído hablar de esta técnica para el estrés y que no me parecía algo serio o que iba a quitarlo realmente. Es decir, no creía que funcionase. Pero… hasta que no se prueba no se sabe. Total, que fue una anécdota o curiosidad de ese día.

A los dos días, veo una noticia en el periódico el país, sobre la atención plena: Mindfulness, en el que tratan el tema de la concentración, lo complicado que es tenerla con las nuevas tecnologías y técnicas para obtenerla. ¿Y a que no saben qué técnica nombró…?

¡La del mandala!

Casualidad o no, pero no me gusta pasar por alto las señales que da la vida. Así que dejé de estudiar, cogí el libro (que mi padre no había pintado ni uno) y me puse a ello.
Al elegir los colores, pensar en el diseño y ponerme a colorear, me acordé que de pequeña me encantaba pintar, pero odiaba dibujar. Era muy muy torpe dibujando, recuerdo que mi padre me compraba libros con rayas y todo tipo de técnicas para que desarrollase la técnica del dibujo. Pero no, no tenía ese Don.

No obstante, pintar me encantaba. Elegir colores, pensar en el diseño, estructura… También recuerdo que en clase de Plástica, en el instituto, cuando pedían dibujar a mano alzada lo odiaba… no podía plasmar nada bien. Pero cuando había que crear un diseño y pintarlo… ¡sacaba sobresaliente!

No hace falta que ponga más ejemplos para que se vea que me gustaba pintar, ¿no?
Mientras iba pintando, me iba dando cuenta que esto no era un juego. Si no que tenía que CONCENTRARME bien para pintar dentro de las formas por el hecho de ser pequeñas. Pues, con el objetivo de no salirme de las formas y que me quedase muy bonito, puse mucho empeño.

Me da hasta vergüenza nombrar una cosa curiosa que me ocurrió pintando y que me recordó a la infancia. Era tanta la concentración que ponía, que en una de esas saqué un poco la lengua jajaja.De pequeña, cuando hacía este gesto, significaba que estaba muy concentrada y a los segundos me percaté de lo que había hecho. Era algo innato y todavía estaba en mí.

También me ayudó a tomar las cosas con calma, porque estoy acostumbrada a hacerlas rápido y pasar a la tarea siguiente. Y aquí, se necesitaba dedicar tiempo para que saliese bien.

En resumen, algo que consideraba tonto y ridículo al principio se ha convertido en un ejercicio de concentración y liberador de estrés.

Si no han puesto en práctica esta técnica, se las aconsejo porque yo lo juzgaba sin saber y al final ha resultado eficaz.

¿Y ustedes, conocían esta técnica?

¿Han tenido alguna experiencia?

¿Qué hacen para concentrarse o liberar el estrés?

PD: Este libro costó 0,96 céntimos de la tienda Galenas, pero seguramente en librerías o en kioskos lo pueden encontrar por 1 o 2 euros.
Otra opción es el libro de Susanne F. Fincher - Colorea Mandalas que cuesta sobre los 10 euros.  
Image and video hosting by TinyPic

Engordando en Alemania y adelgazando en España

22 de octubre de 2014

Un título largo y sugerente, ¿verdad?

Pues hoy les quiero contar cómo estoy de satisfecha después de bajar los kilos de más que cogí en Alemania, estando de Erasmus. ¡¡¡¡¡¡¡¡bieeeennn!!!!!!! Para mi fue un gran logro y la verdad que pensaba que no lo iba a conseguir rápido.
Fuente
Antes de marchar, amigos que ya habían estado en Alemania, me comentaron que habían cogido kilos allá, que no me extrañara que yo también los cogiera. 
Y así fue, por mi desgracia.
En los 3 primeros meses cogí como 4 kilos, algo impensable e inimaginable para mi, porque yo NUNCA había engordado, aunque lo intentara. Entonces para mi fue un CHOQUE. Luego seguí engordando, como a coger hasta cerca ¡7 kilos!

Es verdad que al llegar allá, empecé a comer un fatal un poco mal: cenas incompletas, comer muchas chucherías, cenas suculentas en casas de amigos, el invierno que hace que quieras comer mucho chocolate... Se juntó todo y yo no me ponía límites, para qué engañarnos.

Hasta que llegó la prueba del guante... los pantalones me empezaron a quedar estrechos, la ropa interior me apretaba, la cara cada vez más redonda... ¿qué me estaba pasando? No podía ser... No tenía báscula en mi piso y creo que fue lo mejor que me pasó con este tema, para no obsesionarme demasiado. 

Me sentía mal, muy mal, porque ya no me gustaba a mi misma. Tampoco quería comprar ropa nueva, porque era un gasto más que consideraba innecesario. 

A la vuelta de Navidad, me propuse empezar a comer sano y a hacer ejercicio regularmente. Como en Enero tenía exámenes, solo intenté mejorar la alimentación. Además, con el frío que hacía no me apetecía salir a correr. Ya en Febrero me lo empecé a tomar serio, pues mis amigos de allá también había cogido algunos kilos (¡por suerte no era la única!) 

Pero... ¿Por qué engordé?

Primeramente, por la bebida nacional alemana: La cerveza. Era imposible no beberla si te gustaba, estaba en cada salida, cena, fiesta... Además, era una bebida muy barata. Por lo que, blanco y en botella. En segundo lugar, la comida del Mensa (cafetería universitaria) era muy barata, pero a la vez muy grasienta y escasamente mediterránea: todo se cocinaba con mantequilla, empanados, puré de papas de sobre y lo más importante... ¡a todo le echan salsa! Y en tercer lugar, allí empecé a comer rápido, lo por que ingería más cantidad. 

Esto tenía que cambiar... Me empecé a interesar por la nutrición, la vida healthy, a comprar y comer productos sanos. Investigaba en Internet y preguntaba a mi padre, que sabe mucho de esto. Mi nevera se llenó de buenos alimentos. También me apunté al gimnasio por PRIMERA VEZ. Sí, nunca había estado en uno, yo soy más de clases dinámicas con monitor, porque si no me aburro. Sin embargo, mis amigos se apuntaron al él y no me quedó más remedio que hacerlo yo también.

¿Y qué pasó? Que no lo logré. Lo que cuidaba en casa, lo descuidaba cuando salía o en viajes. Allá no tenía rutina, por lo que todos los esfuerzos por la buena alimentación se fueron al traste.

Desayunaba leche desnatada con copos de avena, aguacate, me hacía batidos naturales de fruta, comía frutos secos como snacks, compré mucha fruta y verdura, empecé a comprar salmón congelado, a beber agua entre comidas en vez de refrescos, cocinar al vapor... Y vale, puede que lo haya hecho bien, pero al llegar el fin de semana.... ¡adiós vida sana!

No paraba de comerme la cabeza y rallarme por estar así y me sentía culpable de mi aspecto. Es más, pensaba que me iba a costar bajar estos kilos de más. Hablaba con mis padres y amigos del tema, y todos me animaban.

Hasta que un día, decidí parar de comerme el tarro y pensé: Cuando esté otra vez en España, haré vida sana, porque aquí es imposible. Y así lo hice. Seguía cuidándome entre líneas y ya no me martillaba la cabeza con este tema.

Si quieres ver cómo adelgacé en España, haz click para seguir leyendo... 

Bolsas de Natura para envolver regalos

19 de octubre de 2014

Díganme si no requetebonitas las bolsas de la tienda Natura. 

Unos diseños muy originales, con mensajes currados... Vamos, que cada vez que compro ahí, guardo las bolsitas como oro en paño.

Pero no puedo seguir acumulando polvo en ellas. Por lo que me parecen ideales como envoltorio de regalo.
Y como hoy es domingo, día de estar en casa, ¿qué tal si nos ponemos manos a la obra? 
Por ejemplo, este mes tengo unos cuantos cumpleaños y esta idea me viene genial, tanto para reutilizar las bolsas, como para no comerme la cabeza en el empaquetado
Lo primero que hice fue despegar las zonas de la bolsa que estaban pegadas. También le quité la parte del asa con cuidado. Como ven en la foto, dejé la parte de abajo sin despegar del todo.
Lo que hacemos aquí es, una vez esté dentro el producto que queremos envolver, es grapar la bolsa por los lados y por abajo. De esta manera, no se ve por el lateral la marca de la tienda Natura. 
Luego pegué con washi tape (elegí un estampado tétrico) donde había grapado, para que no se quede feo. 
Y por último, con una taladradora hice un agujero por las dos partes de la bolsa. Para unirlo usé una cinta plateada (de las que se usan sobre todo en Navidad para los regalos). 

Como ven, el envoltorio (en este caso bolsa) se lleva todo el protagonismo al tener un diseño cargado. 

Es muy fácil tener un empaquetado bonito y rápido. La persona regalada se quedará sorprendida con tu idea, y si no suele comprar mucho en esta tienda, todavía le gustará más. 

¿Cómo suelen envolver los regalos?
¿Habían pensado en esta idea? ¿Ya la habían puesto en práctica?
¿Qué otra manera se te ocurre?
Image and video hosting by TinyPic

Móvil Jiayu G4S comprado en Aliexpress

15 de octubre de 2014

¿¡Quéeee?! 

¿Compraste un móvil por Aliexpress? ¿No te dio miedo? ¿Te atreviste? ¡Estás loca!

Sí, estoy loca. Me arriesgué y por eso no salió todo perfecto como yo pensaba, pero... hay un final feliz!


Todo empezó a finales de Abril, después de haber realizado un viaje de 12 días, me encapriché por renovar mi móvil, ya que el que tenía estaba viejo, no cabían más app's en la memoria del teléfono... Vamos, que estaba "desfasado".

No sabía qué modelo comprar y quise arriesgarme con una marca que no era muy conocida, no quería tener otro Samsung. Como mi hermano tuvo por Reyes el móvil Jiayu G4S, le había funcionado bien , me gustaba tanto el hardware como el software y la batería duraba considerablemente. Decidí pedirme uno igual pero en color blanco.

Esta marca, de procedencia asiática, solo la comercializan en España, en la comunidad valenciana. Yo en esos momentos estaba disfrutando de mi Erasmus en Bremen, y no sabía donde adquirirlo allí...

¡Aliexpress! ¿Por qué no? ¡Seguro que por aquí me sale más barato! - pensé.
Primero hice una búsqueda, para ver por cuánto rondaban los precios entre vendedores. Al final me decanté por este vendedor. Lo consulté con mis padres, y tras la aprobación lo compré para que me viniera por envío exprés, lo que incrementó unos 10€ pero me llegaría en menos de una semana.

Hasta aquí todo bien, yo estaba superilusionada con la llegada del móvil, como los niños la noche del 5 de enero.

Me llegó el 2 de mayo, y la sorpresa al abrir la puerta me la dio el cartero. Tenía que pagar 30€ por IVA a la importación. Vamos, que el chollo de pagar menos por Aliexpress no funcionó :-(
Abrí la caja y al insertar la batería en el móvil, noté que la tapa no cerraba correctamente... Apretaba el botón de encendido y no pasaba nada, e incluso lo intenté encender con el cargador del móvil pero no hubo éxito.
Estas fueron las fotos que envié al vendedor como prueba de que no me funcionaba el móvil
Me cabreé y empecé a hablar con el vendedor por el chat de Aliexpress. Fue muy molesto para mi porque los chinos son desconfiados y tuve que enviarle fotos de prueba, porque no se fiaba de mí.
Tras ver las imágenes que le envié, se dio cuenta de que tenía la batería del modelo G3 y no del G4.
Me dijo que me enviaría la batería correcta gratuitamente.

Esperé, esperé y esperé. Se hizo otro mes más y la batería no aparecía. El vendedor tardó en verificar el pedido varios días, o sea más tiempo de espera. Luego, me pasó el número de tracking, para que yo me fiara de él y tras verificar el número, comprobé que venía de Suecia. 
"El que espera desespera"... Todos los días miraba el seguimiento del envío pero no se actualizaba. Esto no podía seguir así

El vendedor me decía que preguntara en correos, ya que la última actualización del pedido describía que la batería se encontraba en correos. Yo, estando en Alemania, no iba a ir a cualquier oficina de correos a preguntar por un pedido que debería de haberme llegado a casa. Si lo hubiera hecho, me habrían tratado por loca. ¡El chat entre el vendedor y yo saltaba chispas!

A principios de Junio abrí una disputa con el vendedor (porque hasta ahora había estado prorrogando el tiempo de protección de compra) y le reclamé 28€, que era lo que me costaba comprar una batería nueva por otro vendedor de Aliexpress más el envío exprés. 
El vendedor tenía 5 días para contestar, pero al ver que no lo hizo, la disputa fue a mi favor

Por tanto, me ingresaron el dinero en la cuenta bancaria y pedí la batería a otro vendedor. ¡Me llegó incluso tarde, como a los 12 días, el máximo de tiempo!

El viernes 25 de Julio, pude empezar a disfrutar del móvil, o sea que ¡casi 3 meses para ello! 


Conclusión: 

Pasé muchos nervios, pero gracias a esto pude comprobar cómo funciona la disputa, y hablar con vendedores. Eso sí, no creo que me arriesgue más a comprar un producto caro y de valor por Aliexpress

Seguiré comprando artículos de menos valor en Aliexpress, sobre todo objetos y prendas ya que con ellos no he tenido ningún problema. 

¡Importante! Esto ha sido algo puntual que me ha pasado por un error del vendedor. Yo estoy contenta con mi móvil, sólo me ha dado un problema con la batería, que al restaurar los valores de fábrica desde los ajustes del móvil se me ha solucionado. 
La pantalla, el sonido, la duración de la batería y la calidad de las imágenes son excelentes a mi gusto. 
Image and video hosting by TinyPic

Cómo darte de baja a emails molestos

5 de octubre de 2014

¿Quién no recibe hoy en día emails o correos electrónicos?

Y de esos emails, ¿qué porcentaje son los que realmente te importan y cuales no?

Seguramente te ha pasado que, abres el correo, recibes 7 mensajes y 5 de ellos son mensajes basura o de publicidad.
¿Quieres llenar tu correo de esta manera? Porque yo no.

Nos hemos registrado recientemente a una nueva web, y ellos nos empiezan a enviar correos de su empresa que muchas veces nos incomodan y no queremos leerlos.
El email es una arma muy valiosa y de las redes más personales que existen. Por lo tanto, solo nos gustaría recibir correos de lo que estamos suscritos voluntariamente. ¿Pero qué pasa? Que sin querer, cuando nos vamos a registrar en alguna página, no leemos los Términos y Condiciones y nos damos de alta sin querer a sus notificaciones electrónicas. 

Pero darnos de baja es muy fácil.  Así que don't worry my friend.

Lo único que tenemos que hacer es ir al final del correo, donde pone la letra pequeña pequeñísima y buscar el término "Unsuscribe" o "haz click aquí para darte de baja


Estos han sido algunos ejemplos que he encontrado en mi correo personal. 

Normalmente, suele ser una tarea rápida
Haciendo click, nos lleva a una web en la que directamente nos pone te has dado de baja satisfactoriamente o algo similar. Otras veces, tienes que poner el motivo por el que quieres darte de baja. También puede suceder que tengas que escribir tu correo y luego confirmar nuevamente que quieres darte de baja... Pero vamos, que no tardas más de 5 minutos.

Sin embargo, hay algunos correos en los que no te aparece nada de desuscribirse... Y que te dice algo como que tienes que acceder a tu cuenta personal de la web en la que estás suscrita y luego modificar las notificaciones. Las webs que trabajan así son un coñazo.

Ejemplo Aliexpress: 

Conclusión:

Es muy fácil darse de baja, pero siempre nos da pereza hacer esta operación. "Se tarda menos mandarlo a la papelera" Cosa que no es cierta. Ya que haciéndolo así, no estamos evitando que nos sigan llegando estos correos. 

En mi caso, llegué a un punto que incordiaban y molestaban muchos correos y desde que investigué un poquito, ya no tengo saturado el Gmail. 

PD: Hablando con una amiga un día, me comentó que no le paraban de llegar mensajes de publicidad, que no quería más y que ella no había hecho nada para que enviaran correos sin su permiso. 
Le dije que podía desuscribirse fácilmente y así lo hizo. 

Es que a veces, por pereza nos pasa esto.

¿Y ustedes? ¿Sabían o desconocían lo de darse de baja?
¿Te ha pasado esto?
¿Consideras útil esta información? 
Image and video hosting by TinyPic
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me ven desde...

Blogging tips